• Juan L. Mira

Dramático camino hacia la muerte


Dramático camino hacia la muerte, un relato de Juan L. Mira
Dramático camino hacia la muerte

—¿Hemos entrado? —se interesó la voz apagada. Quería saber si el líquido vital se acercaba. No era eso lo que buscaban, pero era un símil perfecto.

—No —le dijeron sin dar más explicaciones.

Los rayos de Sol incesantes provocaban picores en sus espaldas y solo tenían aquellas vendas harapientas, que antaño se habían tornado blancas, para su propia protección. Ansiaban el hogar tranquilo. Querían comprobar si el remedio a su dolor tenía algo de cierto. Al menos, las lecturas antiguas así lo indicaban: había un lugar, un destartalado agujero, donde la nieve era negra y las montañas estaban repletas de mensajes embotellados que contenían grandes esperanzas, fortunas, sueños y otras cosas por el estilo. Pero eran como peces fuera del agua, como si su camino fuese un parabrisas demasiado embarrado para vislumbrar el camino con la suficiente claridad.

Energía desatada, desmadrada, e incluso digitalizada. Las pitones vengándose por tantos años de violencia sin sentido. La facilidad es ingrata y repugnante porque acababa cegándote. Cuando había que conseguir algo trabajando duro, descubrías que habías estado engañado desde que tus ancestros pisaron la primera cueva y decidieron que eran un buen lugar para quedarse a vivir. Las cosas deberían ser arduas desde el principio para tener parte del camino hecho.

La operación conjunta es necesaria, tanto como el comer. Desde que comenzamos a abandonar las huellas iniciales en el camino, ansiamos tener alguien a nuestro lado con quien compartir penas y glorias. Al principio y al final, sobre todo, pero en el centro, de vez en cuando, queremos independencia para poder estrellarnos solos y tratar de volver a levantarnos.

Finalmente, con trabajado esfuerzo, queremos pensar que hemos colaborado para enderezar este mundo, cruel para la mayoría, duro para todos. Pero, aunque no se note que hemos ayudado, porque estas cosas llevan su tiempo, nos bastará para sentirnos un poco más satisfechos.

Al fin, buscaremos la luz, porque tras ella quizá esté la verdadera recompensa.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Monotonía