• Juan L. Mira

Mi amiga


Mi amiga, un relato de Juan L. Mira, basado en un poema de Lorca
Mi amiga

La frialdad de mi cuerpo ya se hace notar.

A medianoche intenté escapar del pueblo, corriendo hacia las afueras, pero todo fue inútil. Tan inútil como que ahora intento aguantarme con una mano las tripas mientras que con la otra me arrastro vagamente entre las zarzas.

Fueron cinco hombres los que produjeron mi muerte. Yo sabía de antemano que iba a morir. Las cosas que he hecho en la vida son demasiado estúpidas y, en el fondo, creo que me lo merecía. Todo ha sido tan repentino.

Los hermanos de mi mujer fueron avisados y ellos se encargaron del resto. No se puede jugar con esas cosas. El miedo que me recorrió por dentro al enterarme fue inmenso; jamás había sentido nada parecido, y ya nunca más volveré a sentir algo similar.

Cuando salió la luna llena los perros salvajes me persiguieron por el bosque. Yo me creí inteligente y me escondí en una cueva, pero eso fue lo que me mató.

Aquel asunto fue una encerrona. Podía ver el brillo de sus ojos mirándome desde la entrada, sentía la orina manchándome los pantalones hasta que el destello de las navajas me cegó.

Los cinco perros me volvieron a sacar a rastras y allí mismo me dieron una paliza que rompió alguno de mis huesos, pero lo que más me dolió fueron los hierros entrando en mi piel. ¡Cómo me desgarraban por dentro!

Ahora ya queda poco tiempo. No me quedan casi fuerzas para seguir arrastrándome y me siento vacío. Estoy muy seguro de mi muerte y solo tengo hueco en mi mente para mi «amiga» y mi esposa sigan bien cuando yo me haya marchado.


* Basado en el poema Muerte de Antoñito el Camborio, de Federico García Lorca

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo