• Juan L. Mira

Un día en el paraje del demonio


Un día en el paraje del demonio - Un relato de Juan L. Mira
Un día en el paraje del demonio

Sin saber cómo, me encontré en el paraje del demonio. El cielo y las rocas eran de color rojo. En medio de aquel lugar había una nube blanca que hacía presagiar lo peor. Todo en el lugar, hasta donde alcanzaba la vista, era desierto. Nada se atrevía a moverse para no alterar la tranquilidad. De la nada apareció un ave celeste, moviendo con tranquilidad sus cuatro alas. En el pico llevaba una rosa negra; justo lo necesario para terminar por fin su nido. Más tarde, formaría una familia.

Cuando todo estaba en calma, algo estalló. Vi como la arena del desierto se hundía, formando una enorme grieta y un humo pálido salió de ella. Eso no fue todo. Un hombre y una mujer saltaron al exterior con semblantes serios. Su aspecto era normal, salvo que sus orejas eran puntiagudas. Su aspecto era normal, salvo que ninguno de los dos tenía vello. Su aspecto era normal, salvo que tenían tres piernas y todos sus dientes estaban perfectamente afilados; realmente, quizá no eran tan nórmales. Tras unos segundos observando su alrededor, empezaron a correr y desaparecieron en el horizonte. Ellos no se percataron de mi presencia porque me encontraba oculto bajo la arena.

Al demonio no me lo encontré en todo el día. Cosa extraña, puesto que se le solía ver navegando en el mar de fuego, acompañado por dos de sus más bellas damas y sus serpientes favoritas. Él sí que sabe alterar el orden de las cosas. Romper la odiada tranquilidad.

Miré de nuevo al cielo y la nube había desaparecido. Todo volvía a ser como antaño en este aburrido paraje. Cogí mi arco y practiqué con él para entretenerme un poco. Acerté en todos los pétalos de orquídeas porque sin la caza no podría sobrevivir un día más. Aquel día ya me había ganado a mi presa.

Finalmente, tras estudiar una última vez el cielo, volví a mi casa de paja y abracé a mi esposa.

La luz volvía a ser amarilla en lo alto, aunque el color de las rocas y el suelo no cambiaron.

80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo