• Juan L. Mira

¡¡¡VETE A LA MIERDA, SULLIVAN!!!


¡¡¡Vete a la mierda, Sullivan!!!

Aún sigo esperando a que el perro me hable,

que me diga que lo he hecho bien.

Que me de su aprobación.

Pero el mal nacido tan solo se me queda mirando,

moviendo el rabo en algo que interpreto como alegría mal contenida.

La amistad está sobrevalorada.

Las relaciones entre seres vivos está sobrevalorada.

Las relaciones con los seres muertos también.

La cabeza va y viene como las aspas de un molino.

El aire llena mis pulmones de esperanza,

pero no sabe salir.

Alguien fue más listo que yo.

Eso tampoco era muy difícil.

Solo había que apretar un par de tuercas

y las cosas seguirían su curso.

Entender la verdad puede ser demasiado duro

sin la cantidad suficiente de alcohol

o sin décadas de autoengaño bien entrenado.

¡¡¡Vete a la mierda, Sullivan!!!

Gritaste que me querías.

A la mierda con todo.

Al menos, allí estaré más caliente.

Mi amiga se había ido acercando con pasos dubitativos.

Me estudiaba de lejos

antes de atreverse a cruzarse en mi camino.

En realidad, solo soy un cero a la izquierda,

pero soy su cero.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

BARBARIE